Aulas hospitalarias

Una proposición indecente: Sakai para una vida inesperada

Pensamos que la vida se compone de pequeñas rutinas y de hábitos. Levantarnos, desayunar, vestirnos, coger el autobús, ir al colegio, comer, volver o no al colegio, hacer los deberes (cada uno los suyos), disfrutar un poco del ocio, cenar y dormir hasta que comienza, de nuevo, el ciclo. Pero a veces y por suerte, solo a veces, esas maravillosas rutinas se ven interrumpidas y debemos afrontar retos, no tan sencillos.En España todos los hospitales cuentan con un equipo de profesores, o un profesor y una escuela, o un aula hospitalaria para los pacientes en edad escolar. En ocasiones, los alumnos no se pueden desplazar al aula o no pueden quedarse el tiempo suficiente fuera de sus habitaciones y de nuevo, tareas simples, se hacen difíciles. Con el objetivo de permitir que el aprendizaje continúe más allá del aula, nace el proyecto de Samoo, que ha simplificado la interfaz de Sakai para tablet.

Syndicate content