léxico

Procrastinar

Procrastinar significa ‘dejar las cosas para más adelante’ o incluso ‘perder el tiempo’. Esto tiene todo el sentido del mundo si tenemos en cuenta que este verbo está formado sobre las raíces latinas pro ‘para’ y cras ‘mañana’. O sea, etimológicamente, procrastinar es lo mismo que ‘dejar para mañana’. Veamos un ejemplo de uso:
(1) Es imprescindible eliminar cualquier fuente de distracción (móvil, tele…). […] Distraen, desconcentran y son perfectos para procrastinar [El País (España), 23-5-2016].

Por qué la sota se llama así

En la baraja española, la sota es una carta que representa un paje. El nombre viene del adverbio latino subtus, que significa ‘debajo’. El naipe se denomina así porque es la figura humana que está por debajo del rey y del caballo.
El elemento sota aparece en otras palabras de nuestra lengua, como sotabanco, sotavento, sotacoro o sotabarba. También lo encontramos en sotana, aunque esta última palabra es un préstamo del italiano.

Etimología de ‘champú’

La palabra champú es un préstamo del inglés. Según Corominas, se documenta por primera vez en español a principios del siglo XX.
El inglés shampoo procede a su vez del hindi champo, que es un imperativo y viene a significar algo así como ‘masajea, aprieta’. Esto tiene su lógica si pensamos en la forma en que se aplica este jabón líquido cuando lavamos el pelo y el cuero cabelludo.

Ad calendas graecas

Ad calendas graecas es una expresión latina que significa ‘para cuando lleguen las calendas de los griegos’. Como veremos a continuación, los griegos no tenían calendas y por eso esta expresión se utiliza para referirse a un tiempo que nunca va a llegar. Algunos equivalentes castizos pueden ser para el día del juicio final, para la semana de los tres jueves o cuando las ranas hablen inglés. Veamos un ejemplo de uso:

Etimología de ‘bidé’

El bidé, tal como hoy lo conocemos, lo crearon los franceses (¿quiénes si no?). Como suele ocurrir en estos casos, quien inventa el objeto inventa el nombre. A nuestros vecinos del norte, la posición (poco airosa) que adopta uno sobre este artilugio les recordaba el cabalgar. Por eso lo llamaron bidet, que en francés significa ‘caballito’.
El bidé es, por tanto, un caballito, un poni sobre el que trotamos en pos de la higiene (¡tan difícil!) de las partes más íntimas de nuestra persona.

Etimología de ‘música’

La música es el arte de las musas. Esta palabra procede de la expresión latina ars musica, que es una copia del griego mousiké téchne: arte música o, lo que es lo mismo, arte de las musas.

Todo sobre mi madre y las relaciones entre las palabras

¿Pensabais que ya habíais conseguido hacer desaparecer la película de Almodóvar de vuestras clases de español? Cierto es que ya han pasado más de 15 años desde el estreno de la que es una de las obras cumbres de la cinematografía española. Pues no. Todo sobre mi madre ha vuelto.

El objetivo de esta propuesta es trabajar con los alumnos sobre las relaciones sintagmáticas y las relaciones

Etimología de ‘cretino’

La palabra cretino viene de cristiano. Su origen está en el francés hablado en el cantón suizo de Valais.
En esta zona era frecuente un problema de tiroides que provocaba deficiencias en el desarrollo físico e intelectual. Los afectados por esta enfermedad eran conocidos en el habla de la zona como crétins. Esta forma era una evolución popular de la antigua palabra crestien, que significaba, simplemente, ‘cristiano’.

Etimología de ‘hilván’

Un hilván es un cosido provisional que se hace con puntadas largas y más bien sueltas para que sirva de guía a la costura definitiva.
Este nombre procede de la fusión de dos palabras: hilovano. Se le decía vano porque es flojo y no va a ninguna parte: una vez que ha cumplido su función se desecha.

Etimología de ‘alcohol’

El nombre alcohol viene del árabe hispánico al-kuhúl. Como es habitual con los arabismos castellanos, el artículo de la lengua de origen va incorporado: es la forma al- que aparece al principio de la palabra.

Blogs sindicados: 
Syndicate content