Luis Eduardo Aute - La pintura de Antonio Saura

Se piden paso en este incómodo proceso
de maquillaje sin orden,
febriles
caretas, retratos
imaginarios,
a golpes de ceniza creciendo
como
arrugas carnívoras,
confundidas.

Y amontonan una misma mueca,
un
mismo monstruo
que aprieta los huesos
para sujetarse las vísceras
en un
esfuerzo estéril
de ocultar la careta más grotesca
hecha detrito.

Autor: 
Etiquetas: