Mi estancia en Córdoba.

Estando en Córdoba no sólo vi muchos lugares muy interesantes, sino que también aprendí y me enteré de muchas cosas. Quería compartir con vosotros algunas de mis observaciones.
Primero, la lengua. Viviendo en Córdoba durante 3 meses he conocido el lenguaje informal que los españoles usan diariamente. Es totalmente diferente de lo que nos enseñan en la escuela, donde mayormente nos centramos en la gramática, y aunque la sepamos muy bien, no podemos ponerla en práctica. El resultado es que al llegar a otro país no podemos comunicarnos con nadie, como fue mi caso. Me alegro mucho de haber venido precisamente aquí, donde además de que el vocabulario cordobés es muy específico, se habla con acento andaluz, muy característico. Gracias a esto tengo la impresión de que otros españoles hablan muy claramente.
Segundo, la cultura. Aquí podría escribir mucho. Sin duda me enteré como viven y “funcionan” los españoles, es decir sus costumbres. Esto te ayuda mucho para perderte entre la gente y para que no te perciban como a un “guiri” a primera vista, que a veces es muy molesto. Lo que asimilé de la cultura española es con toda certeza la siesta. Ahora no puedo imaginarme el día sin una hora de siesta después de la comida. De verdad, esto ayuda mucho para “funcionar” después. Un gran “aplauso” para los españoles por inventarla. Pero escribiendo sobre la cultura, me refiero no sólo a las costumbres españolas. La cultura es también la historia. Córdoba es una gran mezcla de todo tipo de culturas, desde hace muchos siglos. Pero no voy a aburriros con la historia, a mí tampoco me vuelve loca. Lo importante es que de verdad a cada paso te puedes enterar de muchas cosas, no sólo de las relacionadas con la historia. Muchas personas conocidas provienen de Córdoba. ¿Sabíais que las chicas de “Las Ketchup” son justo de aquí? Yo tampoco.
Tercero, la gente. Córdoba, como otras ciudades españolas, es un lugar donde se pueden encontrar muchas personas interesantes, a veces de otro fin del mundo. En mi opinión los cordobeses son simpáticos. Resulta que, aunque no te conozcan, te darán los “buenos días”, y si es Navidad te desearán “felices fiestas”. Todavía no me he encontrado con una actitud negativa por su parte. Vale, quizá puedas econtrar algo, pero sería muy poca cosa.
Cuarto, la ciudad. Bueno, aquí podría explayarme mucho. Alguien podría decir que Córdoba es aburrida y que aquí no hay nada. Pero no es cierto. Quizá no sea tan grande y moderna como otras ciudades en España, pero esta es su gran ventaja. No le hacen propaganda excesiva y el turismo no la estropeó. Las callejuelas estrechas, casas pintadas del mismo color y los edificios no muy altos, todo esto da a la ciudad un ambiente particular. Cada persona encontrará algo. Hay clubs, inmesidad de restaurantes, muchos monumentos a cado paso, y otros muchos lugares que merecen la pena. Además hay muchas atracciones, fiestas, ferias o exhibiciones. He visto otras ciudades españolas, pero sólo Córdoba me hechiza. Lo único que le falta es la playa y el acceso al mar, así sería una ciudad ideal para mí.
Lee en polaco